sábado, 14 de junio de 2014

Nicolas

Nicolás es el nombre de esta alma encarnada por el cual me referiré durante todo el relato.
Comparte la antigüedad de las almas más viejas de este grupo dimensional.
Desde su individualización del Alma Universal recorrió todos los personajes y situaciones posibles de creación por las Jerarquías Mayores.
En sus encarnaciones ha recorrido el camino de los que matan con sus propias manos, participando, la mayoría de las veces como líder, de cuánta batalla haya creado la humanidad defendiendo derechos comunes de grupos formados vaya a saber con que intenciones...
En su desempeño acumuló un abultado karma tanto positivo como negativo. Ya sabemos que el karma no se resuelve como una suma algebraica. De modo que en lo que al negativo se refiere se debe ir reparando todo lo accionado erróneamente. Gran tarea a través de los tiempos que permiten las re encarnaciones.
La maldad no es más que una absurda confusión, ya que las mejores intenciones van desviando su curso y perdiendo la fuerza original que poseen a su salida del corazón, al pasar por una cabeza aislada de la divinidad que les dio origen, van chocando con la escoria de la materia en su transformación Divina que es el orgullo, la envidia, el odio, el deseo de acumular poder y riquezas, todas estas hijas del miedo que ocasiona la fricción del tránsito de la materia hacia la Divinidad cuando el desconocimiento y la ignorancia reinan en la mente del mortal, haciendo desgraciada aún a la que se considere la mejor de las vidas.
Sus deseos más puros y sus mejores intenciones, sistemáticamente eran manipuladas por ese estado de "bajeza vibracional" que lo rodeaban también desde afuera del límite de su piel, viendose involucrado a veces en situaciones cruentas, inesperadas que no dejaban de sorprenderlo.
Su existencia era un remolino de emociones descontroladas, que terminaban en las más insólitas y desgraciadas formas de desencarnar... Afortunadamente al alejarse de lo físico esos periodos se transformaban en verdaderas "vacaciones", pues al recuperar la memoria y re encontrarse con sus compañeros de viaje todo era alegría, porque se podía ver el avance de la misión en la tierra.

...............:....

Todo el grupo implicado decide volver, un vez más, para asistir encarnados al periodo de entrada de luz previsto entre los años 1986 y 2028, con su punto de celebración el 12 de diciembre de 2012.
Nicolás elige y acuerda encarnar en un cuerpo físico sano en un ambiente humilde que rápidamente lo conecte con la operatividad de la vida en la tierra y sin otros privilegios que una porción suficiente de poder acumulado como para poner a prueba desde temprana edad la pureza de su encarnación y, de ser así, llegar al 2012 con todas sus cuentas saldadas y listo para una larga existencia de convivencia equilibrada entre cuerpo y alma en un planeta evolucionado y bendecido por la nueva energía.
Planea ser médico y contactarse físicamente con todas aquellas almas que lo conocieron en sus existencias de bárbaro y verdugo, para mostrarles su evolución a modo de camino y facilitarles la curación a través del perdón.  Una vez notificado y ensayado los riesgos de su misión, entusiasmado por la época de luz que se avecina, se lanza a esta nueva aventura.

...............

Avanzado en su existencia asiste al milagro prometido:

El razonamiento y la memoria son funciones del intelecto, una especie de lectora de puntos para ciegos cuando la inteligencia permanece enterrada en la materia como brasa cubierta de  compacta ceniza. Por eso ese dice: eso es tantra, eso lo dijo Buda o Jesús, eso está en la cábala...

El razonamiento produce depósitos de conclusiones y la memoria llena galpones con historias. Son la materia prima que utiliza la inteligencia encerrada en una torre, aislada de sus orígenes.

Cuando esa chispa divina llamada inteligencia se conecta con ese intelecto lleno de data, y sus acciones se exteriorizan con coherencia a esa interacción, hablamos de un hombre maduro. Pero aún permanece aislado, aún busca afuera lo que en sus conclusiones llama amor...

La búsqueda lo llevara a la verdad... Más tarde o más temprano...

Ya esta preparado para encenderse, para pasar de planeta a estrella... Cuando la gruesa capa de ceniza se quiebra, comienza a salir la luz. (Se transforma en una brasa que capaz de encender a otras.)

Ahora está en condiciones de andar por su cuenta, sin que nadie le traduzca o le relate. Lleva su propia luz alumbrando el entorno. No espera la luz de afuera, asiste al aumento de la propia.

Si quiere ver más lejos elevara su luz y aguardara en paz que aumente su intensidad. Los objetos opacos que lo rodean reflejarán su luz, como hace la luna... Ya no caerá en la ilusión del pensamiento que le atribuye luz propia a seres que aún no la manifiestan.

Por otro lado, al conocer su propia fuente, también la reconoce donde ésta fluya, con la certeza conque se reconoce a la Verdad sin velos.

¡El amor no estaba afuera! ¡La fuente del amor estaba en el interior! ¡Al emitir amor el Universo devuelve Amor, como hace la montaña con el eco de nuestra voz, pero en lugar de decrecer, este eco amoroso crece a medida que vuelve repetido! ¡Es el repiqueteo de las campanas de nuestro templo de Amor!


No hay comentarios:

Publicar un comentario