martes, 26 de febrero de 2013

El camino de regreso...


Y de pronto... Vi que un mundo maravilloso se agolpaba a cada instante para pasar a través del embudo de mi comprensión, exprimiéndose y deformándose para introducirse en la "botella"  de mi ser....

¿Como pude ser tan insensible? ¡Tan irrespetuoso con lo inefable! ¡¡¡Tan ciego a esa realidad más grande que respalda la existencia y que tan solo bastaba con percibirla en serena expectación!!!

Ternura piadosa me despierta el verme tan preocupado y ocupado en todos los sucesos cambiantes del diario vivir, en los dolores de crecimiento vividos con tanta angustia y sumergido en una soledad auto creada, empeñado en obtener consuelo en la gratificación externa a través de los sentidos, en la súplica, compasión y complicidad del diálogo interno... usando mi piel como frontera para dividir el universo y sentirme luego incompleto e insatisfecho... buscando lo eterno en la línea del tiempo y el limite en lo inconmensurable del plano físico...

Paz profunda a todos los caminantes...

No hay comentarios:

Publicar un comentario