viernes, 6 de diciembre de 2013

Encadenamiento alocado de palabras... (Sólo para enajenados...) esto no tiene explicación.

Se aproxima la hora de la despedida, del retiro, de abandonar lo transitado. El paradigma hasta hace un tiempo atrás era involucrarse para modificar la cosa, elevandola y purificandola. El otro paradigma, el que llega, parece indicar que debe dejarse la cosa. Entonces, lo que antes purificaba y elevaba pronto solo servirá únicamente de sustento al suceso que se proponía mejorar.
Todos los principios que se utilizan para estos puros propósitos están siendo quemados en una gran hoguera frente a los ojos de los artesanos. La enseñanza que este maestro negro nos revela, es que no se debería seguir alimentándolo.   Se separa la escoria del metal purificado. ¿Quien deja a quien? Ambos quedan en su sitio, se cierra un trato justo.
¿Será este proceso parte del salto cuántico de la humanidad para su entrada a la edad de oro?

viernes, 18 de octubre de 2013

De la casualidad a la causalidad...

Tengo la sensación que lo que el intelecto alimentado por los sentidos llama casualidad no es más que la falta de percepción de una parte de la totalidad. En otras palabras es como sí "leyéramos" un rompecabezas al cual le faltan algunas piezas y no notáramos el espacio vacío de esas piezas y al cambio brusco de color o continuidad lo llamáramos casualidad... o azar...

Es que ese intelecto es parte del cuerpo físico, y también lee lo emocional y construye pensamientos casi tan densos como el cuerpo mismo. Tan denso es el cuerpo de los pensamientos que generalmente quedamos encerrados cuando construimos paredes con ellos; paredes que nos protegen de algo pero que también nos impiden salir de un lugar o posición.

Si pudiésemos salir de la idea formada de que somos cuerpo, emoción y mente buscando la liberación y asumiéramos que somos seres de luz haciendo una experiencia en cuerpos densos... tal vez notaríamos las piezas que faltan en el rompecabezas y hablaríamos de causalidad en lugar de casualidad...  Es decir, empezar a utilizar un intelecto alimentado con la sabiduría universal portada por la luz que nos dio origen...

jueves, 21 de marzo de 2013

Aprende a amar y verás el amor en todas las partes


No hay felicidad en ser amado, hasta que hayamos vivido la experiencia de disfrutar amando, o en otras palabras, hasta que nos hayamos apropiado del arte de amar.

Amar es dar, es servicio, es entrega total a lo amado sin otra motivación que la de amar...

¿Dar a quién? ¿Servir a quién? Podemos empezar con todo lo que nos rodea... hermanos de existencia: a las plantas, animales e insectos, al aire y a la tierra, a los instrumentos de trabajo y a los que nos hacen más amable nuestro pasar (ropa, alimentos, casa, tecnología al servicio del hombre...)

Si te sonó mal lo de amar a los insectos (*), es la mente disparando sus "paquetes" de ideas. Pídele que imagine un jardín natural sin ellos... son obreros de un mundo equilibrado que solemos ignorar...

De a poco, agradeciendo, cuidando y respetando el medio en el que vivimos, vamos sintiendo con profunda emoción el amor que se desprende de todas las cosas...

Ser conscientes de la belleza de una flor... ella nos perfuma y nos motiva con su forma y colores; no nos juzga si la separamos de la tierra ni deja de emitir sus fragancias y demás atributos mientras conserva vida plena...

El aire... nos bendice con su frescura e inunda nuestros pulmones... no elige pulmones...

La tierra... da todo el alimento que podamos necesitar... lo da a quien lo tome...

El sol... Es nuestra fuente inagotable de energía... todo lo físico que tenemos provino de él... su luz y calor llega a todos por igual...

El cuerpo físico, máquina biológica que se viene perfeccionando desde milenios... alberga al que escribe y al que lee...

Este texto... que nos ha unido en este tramo del camino...

La mente... Centro de reunión de pensamientos, ideas y reflexiones, capaz de filosofar o abandonarse en meditación y permitir conectarse con la Verdad infinita y eterna, aunque  no la pueda abarcar por su propia finitud y temporalidad...

Finalmente, en última instancia, soy el que escribe, el que lee y el que ama...


(*) A mi me sonó mal al releerlo

martes, 26 de febrero de 2013

El camino de regreso...


Y de pronto... Vi que un mundo maravilloso se agolpaba a cada instante para pasar a través del embudo de mi comprensión, exprimiéndose y deformándose para introducirse en la "botella"  de mi ser....

¿Como pude ser tan insensible? ¡Tan irrespetuoso con lo inefable! ¡¡¡Tan ciego a esa realidad más grande que respalda la existencia y que tan solo bastaba con percibirla en serena expectación!!!

Ternura piadosa me despierta el verme tan preocupado y ocupado en todos los sucesos cambiantes del diario vivir, en los dolores de crecimiento vividos con tanta angustia y sumergido en una soledad auto creada, empeñado en obtener consuelo en la gratificación externa a través de los sentidos, en la súplica, compasión y complicidad del diálogo interno... usando mi piel como frontera para dividir el universo y sentirme luego incompleto e insatisfecho... buscando lo eterno en la línea del tiempo y el limite en lo inconmensurable del plano físico...

Paz profunda a todos los caminantes...