sábado, 5 de mayo de 2012

La escuela de la vida (la vida diaria)


Hoy me golpeaste… me duele… ahora te digo que no vengas luego a buscar mi perdón… yo sabré manejar mi dolor… a solas… curaré mi herida, la curaré con todo el amor que necesite… y cuando sea cicatriz y ya no me perturbe, la guardaré como trofeo de guerra, como una huella marcada en un camino que me fue necesario recorrer una sola vez.

Si es tu tiempo, podrás enmendarte del daño hecho, porque siempre todos tenemos una nueva oportunidad… la tuya será mañana, en un nuevo día, cuando vuelvas a vivir esta experiencia con otro que no te conozca… ahí, entonces, podrás mostrar tu crecimiento y tu arrepentimiento.

Lo nuestro fue lo que fue, y ya fue…

No hay comentarios:

Publicar un comentario