viernes, 14 de diciembre de 2012

Sobre sabiduría y fe

Sabiendo que puede manifestarse todo lo que se genera en mi; sabiendo que puedo elegir entre varias opciones de creación a nivel del pensamiento; sabiendo que soy co-creador; no reprimo pensamientos, solo afirmo si quiero o rechazo eso que pienso; hablo con palabras de alabanza del co-creador y de lo creado; sabiendo que en dimensiones superiores todo encaja en una perfección que no puede apreciarse en las tres que esta atrapada mi mente física, agradezco por participar de esa perfección aun sin todavía poder verla...  

lunes, 19 de noviembre de 2012

Un día soleado, pero con nubes



 
El día esta soleado, lindo. Sin embargo en un cuadrante distante del cielo un grupo de nubes parece aguardar una orden o una señal para cubrir el cielo celeste y descargar su agua.

¿Sentirá nostalgia la nube al derramar su esencia y devolver lo que le fue prestado por los océanos? Luego el agua de la lluvia será recolectada por los ríos, que se apresuraran a devolverla al mar.  Visto así, el rey de las aguas es el océano...

El océano es el gran creador de nubes y el recolector final de aguas...

El Alma Universal es otro océano, creadora de almas individuales. Salen de su seno para derramarse en la materia densa, penetrarla, generar la vida como la conocemos y finalmente volver a casa, al gigantesco mar de luz.

¿Alguien o algo dará la orden o emitirá la señal para que las nubes avancen y compartan
su esencia con la tierra, para formar barro y dar cuerpo a vegetales, animales, insectos... hasta llegar al mar en su destino cíclico final...? Puedo sentir la alegría del regreso a la fuente...

Agua, cuatro letras igual que Alma. Ambas empiezan y terminan con la primera letra de nuestro alfabeto. Una formando parte del espíritu del planeta y reproduciendo sus códigos, la otra portadora de la inteligencia creadora del Universo. Ambas, combinadas manifiestan la VIDA.

Como en un holograma, todo forma parte en el todo. De allí podría surgir la comprensión de una existencia multidimensional. El ego es el pegamento que aglutina y, paradójicamente, nos aparta del todo al cual pertenecemos, provocando que observemos al mundo como algo separado de nuestra esencia (y lo logra, lo cual en última instancia es el estímulo dominante en la búsqueda del camino hacia la integridad). El ego es el creador del tiempo y de su curso unidireccional, de los límites del espacio y su independencia del tiempo, y también de la muerte (ese nombre tabú elegido para el final de un ciclo). El ego es sostenido por una mente limitada como el, basando sus razonamientos en conocimientos iniciales establecidos por una experiencia de vida acotada por emociones básicas y por los cinco sentidos, los cuales son todos fácilmente engañados. Así de endeble es el mundo de ilusiones en que nos sumerge el uso exclusivo de esa mente infantil en términos de desarrollo cósmico.

La disolución del ego habilita el uso de la mente universal y el usufructo de un conocimiento desprovisto de ilusión.

Esta disolución, que puede durar desde fracciones de segundo hasta varios minutos o la existencia completa, abre una ventana que produce una revelación que luego puede llevar mucho tiempo descifrar para traer algo de todo eso a este plano mental de la realidad actual. Mientras tanto tenemos que convivir con el ego y aceptar sus limitaciones con piedad, viviendo con la cabeza en el cielo y los pies en la tierra, que ya es muy superior a vivir anclado al mundo y aislado del Cosmos.

El ego, para alimentar su existencia necesita emociones, sensaciones, emitir juicios, pedir explicaciones... Necesita y justifica las guerras argumentando razones de justicia por derechos heredados o ganados, cuando la verdadera causa es que no comprende los lazos que lo unen a su supuesto enemigo. Esos lazos lo unen con sus propios componentes rechazados al decretar que no le pertenecen y convertirlos en el "afuera".

Es imposible para esta entidad aceptar que nuestro mayor enemigo posee los atributos que rechazamos y negamos en nosotros como partes constituyentes de la existencia.


lunes, 12 de noviembre de 2012

La depresión nerviosa


Los pensamientos son piedras que la vida va sorteando y desgastando en su transcurrir. 

Con ellos construimos remansos y hasta diques que logran demorar su paso. 

Pero el flujo de la vida siempre encuentra un cause por donde continuar.

Nos sentimos desbordados porque creemos ser solo piedras y olvidamos que también somos el agua...

Deseo que el amor nos inunde... y nos lleve hasta el mar... 

sábado, 20 de octubre de 2012

A ciencia cierta, la ciencia acierta y desacierta...


A esta altura de las evidencias ya no cabe ninguna duda que el universo que conocemos a través de nuestros sentidos "crudos" es mucho más extenso de lo que creíamos con nuestros ojos de "ver para creer".
El microscopio óptico primero y el electrónico después nos fueron adelantando indulgentemente la existencia de vida diminuta de la que solamente algunos seres provistos de una frondosa imaginación se atrevían a insinuar con pocas precisiones y a veces exceso de fantasía. Lo mismo cabe decir con otros detectores de frecuencias inalcanzables para el hombre desnudo e incrédulo (como el que pensaba que nada más pesado que el aire podría volar, pese a tener a los pájaros volando frente a su propia nariz).
Hoy se puede afirmar que un número cada vez mayor de personas tiene el convencimiento que, en general, "todo es posible".  Y fruto de esa convicción se ha desatado en el "mundo desarrollado" una escalada de creaciones humanas fascinantes, con gran repercusión en nuestra vida social política, económica y religiosa principalmente. Muchos cambios se generan en todas las áreas de las relaciones humanas.
¿Tendremos la suficiente sabiduría como especie para conducirnos a través de este mar furioso y lleno de escollos?
La lengua, la lógica y el raciocinio que nos han traído hasta este punto necesitan también de un "salto cuántico" para poder encarar desde planos más elevados la transición.
Así cómo el universo tiene los límites mentales que nosotros le ponemos, también la lengua, la lógica y la razón los tienen. Estas herramientas humanas para expresar, deducir, conocer y juzgar están limitadas por nuestras creencias, pero ellas sobrepasan los límites de nuestro estado tridimensional. Generalmente un razonamiento perfecto se topa con un "agujero negro", que ignoramos y/o escondemos para que una idea cierre. Creo que eso es habitual, lo cual nos impide ser coherentes. He ahí la imperfección humana.
¿Hace falta explicar las cosas que hacemos, decimos u ocultamos en nuestra vida diaria para disimular la incoherencia?
¡Lo anormal es la coherencia todo el tiempo!
Las leyes de Newton nos permitieron enviar vehículos al espacio, pero no tienen la consistencia que se creía a la luz de las nuevas teorías.
Con la lengua, la lógica y el raciocinio utilizados hasta ahora ocurre algo similar... son instrumentos que necesitan ser revisados para poder seguir siendo utilizados frente a los cambios de percepción del universo que estamos experimentando.
La buena noticia es que la humanidad ha despegado su pesado cuerpo de la tierra. Ya estamos navegando en un universo mucho más grande... con incoherencias, hechos incomprensibles y virtudes "nuevas". La clave para moverse en estas aguas revueltas: Manejar la incertidumbre y saber que somos parte de una experiencia mucho más grande que nuestra comprensión actual.

jueves, 16 de agosto de 2012

El soñador de realidades


Me fui a dormir convencido, tal vez por el cansancio que me dominaba, que ya no podría crear nada bueno en mi entorno. Todo me resultaba amenazante, presagiando tormentosos días de angustia.

Doblegado por el sueño, me dormí profundamente. A mitad de la noche desperté relajado, como si hubiera viajado a otras tierras, agradecido de poder alternar realidad con sueño,… me dormí nuevamente y entonces soñé libremente, sin prejuicios, a mis anchas…

Hoy me levanté muy temprano y salí rápido a la calle a ver como me había quedado la realidad.

La realidad de hoy, como toda realidad nueva, estaba vestida con ropas de esperanza y tenía un brillo especial que atrapaba toda mi atención. Yo sabía de antemano, que al fin del día no iba a lucir igual, pero estaba decidido a vivir el momento de plenitud que se me presentaba. Después de todo, luciera como luciera, la noche la iba a diluir en mis sueños y sólo algunos trozos se utilizarían con la materia prima del día siguiente. En todo caso la tarea de hoy era seleccionar los trozos para agregar al armado de la realidad de mañana…

Eso era lo que había soñado la noche anterior… Mi cuerpo firme, denso, mi emoción tensada y mi mente lanzada, como flecha, al despertar de una realidad flamante, a estrenar.

Así desperté hoy con mi cuerpo relajado, mi emoción atenta y mi mente enfocada en cada detalle que me rodea…

Hoy puedo decir que la vida es un regalo a cada momento. 




jueves, 31 de mayo de 2012

Dedicación exclusiva (la excelencia en la dedicación)



Esto está dirigido a quienes viven a un ritmo acelerado… a los apasionados por algún aspecto particular de la vida… a los que les ocurren cosas que no comprenden en su diario vivir… sufren y sienten que no disfrutan su existencia terrenal.

Primero voy a relatar brevemente el comportamiento de un médico cuando atiende su consultorio. Dedica toda la atención al paciente a partir del instante mismo en el que este se acerca a la puerta de entrada. Allí el profesional lo espera con una sonrisa relajada y la mano extendida como saludo cordial y de bienvenida. Su actitud corporal está acorde con la expectativa frente al relato de dolencia, temores e interrogantes que trae el paciente a la consulta. Para ello, previamente se preparó habiendo pasado por el baño, evacuado sus necesidades básicas intestinales, vesicales, estomacales (con comida frugal y habiendo tomado el líquido necesario). También procuró dormir suficientemente la noche anterior, absteniéndose además de tomar bebidas alcohólicas. Los turnos han sido programados según un promedio del tiempo que le lleva cada consulta, algunas tardan más y otras menos, de modo que no debe preocuparse porque haya gente afuera esperando. También toma precauciones para no ser interrumpido por llamadas (el bendito teléfono celular!!) y da instrucciones de “no molestar” a su secretaria.

Como lleva un registro de historia clínica en la computadora, debe ir anotando los datos en la medida que estos se van produciendo, circunstancia que anticipa al paciente para que sepa lo que esta haciendo cuando teclea la información. En general el paciente ve de muy buen grado el hecho que todo quede debidamente registrado. Incorpora así al ordenador como parte de la díada médico-paciente. Cada cosa que va a hacer se la anticipa. Por ejemplo: “por favor siéntese en la camilla y quítese la camisa, voy a examinar sus pulmones y el corazón” y luego: “ahora recuéstese boca arriba para que pueda abordar su abdomen”, “tomaré sus valores de tensión arterial”. Finalmente efectúa una devolución de la información obtenida, con indicaciones y prescripción de medicamentos si fuera necesario.

Cualquier interrupción no prevista será objeto de aclaración, pues el tiempo de consulta es exclusivo del paciente y merece recibir toda la información.

Imaginemos ahora otra escena totalmente opuesta: Un médico que con la puerta entre abierta grita un apellido, el paciente abre la puerta entra… el médico le indica que se siente mientras está firmando unos papeles y habla por teléfono… ni siquiera hace contacto visual. Luego con la mirada fija en la computadora le pide que le diga el motivo por el cual concurre a la consulta. Mientras suspira y da un vistazo de reojo al reloj, lo interrumpe con alguna pregunta. Sin que el paciente haya podido contar todo lo que tenía para decirle, el médico desenfunda la lapicera escribe una receta, se la extiende diciéndole: “dos comprimidos cada ocho horas, y vuelva en 72 horas, haga reposo, nada de fritos, tabaco ni alcohol, mientras tome este medicamento no maneje, si tiene alguna novedad antes venga a la guardia”… “SIGUIENTEEEE!!!!!...”

Esto que he descrito parece una exageración paro sigamos adelante:

El papá pasa a retirar a sus dos hijos por la casa de la mamá. Múltiples imprevistos hicieron que llegara un par de horas tarde. Los niños estaban ansiosos y la madre enfurecida. Mientras los padres intercambiaban ásperas palabras los chicos corrían al auto y se desafiaban en alta voz compitiendo por el lugar del medio en el asiento de atrás. Con las mandíbulas contraídas y la mirada fija en el horizonte el papá manejó hasta casa haciendo oídos sordos a las voces chillonas que resonaban en el habitáculo, mezcladas con los altavoces del equipo musical.
Ya en casa, los chicos comieron primero algo que les mandó la madre. Luego, mientras él cenaba frente al televisor (viendo algún programa que lo hiciera reír un poco), los hijos le mostraban los cuadernos con las tareas… el papá miraba alternadamente los cuadernos y la tele, hasta que estalló un conflicto entre hermanos que terminó con un golpe de puño sobre la mesa y una orden inapelable: “A LA CAMA!!”.

Al día siguiente mientras sus hijos corrían por la plaza, el hablaba interminables minutos por teléfono, todos temas conflictivos… “qué vida de mierda tengo…”

Luego a almorzar pizza con gaseosa y de regreso a casa a jugar con la compu, mientras papá duerme la siesta, porque “papá trabaja mucho y está cansado, no es como la vaga de su madre que siempre encuentra algún gil que la mantenga”

Mañana domingo van a almorzar a la casa de la tía, porque papá tiene un almuerzo al que no puede faltar, yo después paso y los llevo a casa de su madre.

Ahora otra historia:

A este papá le toca retirar los dos niños de la escuela y tenerlos durante el fin de semana. En la tarde de ayer se sentó a planear su convivencia con los hijos, hizo una lista con las cuatro comidas (una el viernes a la noche, dos el sábado y una el domingo al mediodía), compró los alimentos necesarios, incluidos leche, nesquik, galletitas algún flancito, frutas, jugos. También pasó por el video y alquiló dos pelis al gusto de cada uno de ellos.

Desde el momento que los retiró del colegio, estuvo pendiente de ellos… este es su tiempo conmigo, pensó. Luego de saludarlos efusivamente y escuchar sus relatos “más urgentes”, los subió al auto y comenzó a “detallarles” los planes generales de este finde.
Acordaron que las tareas escolares iban a ser hechas hoy mismo después de la merienda, para poder disfrutar todo el sábado y domingo. Llegados a casa papá preparó las meriendas y los tres comieron y se contaron con más detalles las novedades de la semana. Luego mientras los chicos hacían la tarea, papá organizó las cuatro comidas, frisando las que se podían preparar con tiempo. Cuando sus hijos miraban televisión él los observaba en silencio, estando preparado para responder a las inquietudes que les surgieran. Cuando le pidieron jugar se unió a ellos con alegría. Esa noche antes de dormir los tres leyeron un libro con unos relatos seleccionados…
Así transcurrió la estadía, con salidas al aire libre incluidas, duchitas refrescantes y cepillado de dientes, hasta que el domingo a la tardecita el papá los dejó en casa de su mamá. El domingo a la noche papá se organizó la semana que comenzaría al día siguiente.
*******

Usemos nuestro intelecto para organizarnos una vida más saludable… Nosotros no elegimos los eventos que ocurren en la vida, pero podemos organizar nuestro comportamiento frente a ellos. Cuando programamos nuestro encuentro con otros (de trabajo o no) pensemos en sus necesidades y la forma en que serán satisfechas, pongamos nuestros límites con anticipación… cuando no hacemos previsiones se frustran las expectativas de ambas partes. Durante la relación hagamos “dedicación exclusiva” (no es conveniente comer, mirar televisión, hablar con la pareja o la familia, hablar por teléfono o mandar mensajes de texto simultáneamente). El amor no es solamente el abrazo, los besos, las relaciones sexuales. El amor se anticipa a las situaciones y el resultado es siempre con beneficio mutuo. En el resultado veremos si hubo suficiente amor o no. Analicemos cada experiencia y propongámonos mejorar nuestra participación en la próxima consulta… en el próximo fin de semana con los chicos… en el próximo encuentro de pareja… en la próxima reunión con amigos… en la próxima reunión de trabajo…


PD: Al paciente que le tocó ser atendido por el segundo médico, le recomiendo que busque otro para la próxima… hay mucha gente muy buena en todas las áreas.

sábado, 5 de mayo de 2012

La escuela de la vida (la vida diaria)


Hoy me golpeaste… me duele… ahora te digo que no vengas luego a buscar mi perdón… yo sabré manejar mi dolor… a solas… curaré mi herida, la curaré con todo el amor que necesite… y cuando sea cicatriz y ya no me perturbe, la guardaré como trofeo de guerra, como una huella marcada en un camino que me fue necesario recorrer una sola vez.

Si es tu tiempo, podrás enmendarte del daño hecho, porque siempre todos tenemos una nueva oportunidad… la tuya será mañana, en un nuevo día, cuando vuelvas a vivir esta experiencia con otro que no te conozca… ahí, entonces, podrás mostrar tu crecimiento y tu arrepentimiento.

Lo nuestro fue lo que fue, y ya fue…

viernes, 2 de marzo de 2012

El Juicio


Se presenta en forma espontánea y voluntaria un hombre de 45 años ante el Supremo Tribunal Divino de la Salud, expresando que viene a solicitar se interceda por su salud, la cual considera deteriorada para su edad, sexo y raza.
El afectado, que de ahora en adelante se lo denominará “El Paciente”, ejercerá su propia defensa, tal como es norma en este tipo de Tribunal.
El fiscal y perito de ambas partes estará representado por “El médico”, como es norma en este tipo de Tribunal.
Al Juez, en este Tribunal, no se lo verá, pero se entenderá que está todo el tiempo presente y se oirá su voz “en off” cuando Él lo decida.

Se le concede la palabra a “El Paciente”, el cual expresa que en los dos o tres últimos años se siente más cansado que habitualmente, cuando sube por escaleras un par de pisos “llega con la lengua afuera”, por la noche tarda en conciliar el sueño, luego duerme un par de horas se despierta y tiene que levantarse a orinar, da una vuelta por la casa, tiene pertinaces accesos de tos, enciende el televisor y cuando ya amaneció se vuelve a dormir. Luego se levanta muy tarde y después de almorzar se duerme en la mesa si no se va a la cama inmediatamente. Su rendimiento en el trabajo está en franca disminución, y su actividad sexual no es satisfactoria. A modo de defensa anticipada relata que nunca consumió drogas, salvo para dormir o aumentar su rendimiento o bajar de peso, pero que no se refiere a ese tipo de drogas, sino a las prohibidas y reprobadas socialmente. También toma antiinflamatorios para los dolores de hueso.

Luego de haber interrogado exhaustivamente a “El Paciente” y efectuar todos los estudios complementarios disponibles y que no dañan o agravan su estado de salud “El Médico” expone:
Primero quiero referirme a los aspectos no mencionados en forma espontánea por “El Paciente”, como el hecho que fuma copiosamente desde muy temprana edad hasta el punto de encender los cigarrillos automáticamente y a veces ni siquiera registrar en su conciencia que ha fumado…
Otro: su compulsión por el trabajo en el marco de una huida de aspectos personales que no le agradan y le ocasionan conflictos con otras personas; el trabajo, al igual que otras “rutinas” en su vida, le permite “pasar el tiempo” evitando la exteriorización de esos aspectos… Con  la repetición inconsciente su vida se ha vuelto una cadena de “rutinas” que lo esclavizan y ahogan.
Después dejaremos que el reo haga su descargo, pero me gustaría saber si ha pensado que tal vez el camino de la enfermedad sea un camino de liberación para él.
Otra rutina se ha producido con la ingestión de alimentos, aspecto que en su vida ha dejado de ser un medio de proveerse de energía para pasar a ser un mecanismo expresado de su conducta adictiva que le ha provocado un considerable exceso de peso. Como este exceso tiene suficiente antigüedad en su historia personal, al igual que el tabaquismo, sus capilares sanguíneos empezaron a claudicar provocando daños que posibilitaron la instalación de Hipertensión Arterial, resistencia a la insulina que hace trabajar al páncreas en exceso y sumado al daño capilar, se está instalando una diabetes.
 El daño capilar ha afectado también su retina con la consiguiente alteración de la visión y a la circulación sanguínea del músculo cardíaco, exponiéndolo a la posibilidad de un Infarto de Miocardio.
Con lo expuesto anteriormente no es de extrañar que  un aparato tan sensible a los aspectos circulatorios y psíquicos como el genital se vea alterado en su normal funcionamiento como lo ha advertido “El Paciente” en su relato espontáneo
Con respecto a los riñones ya han empezado a mostrar los resultados de su agresión con pérdida de proteína por la orina.
El sueño se ve interrumpido en la madrugada por varias causas: la más evidente es la necesidad de orinar, ya que como sus niveles de glucemia son altos la glucosa es eliminada por la orina y arrastra gran cantidad de agua, coincidente con sed nocturna, otra es la caída de los  niveles de nicotina en sangre que lo llevan a desear fumar también durante la noche; la tos no ayuda cuando el cansancio intenta ahuyentar el insomnio.
Otro evento es que se le producen regurgitaciones de ácido provenientes de un estómago distendido con gastritis erosiva por el exceso de comida y gases, que por su reiteración ha provocado hernia de hiato, esofagitis por reflujo y en algunas ocasiones aspiración de ácido clorhídrico hacia la laringe y bronquios que en dos oportunidades provocó neumonitis química y en una de ellas, al agregarse la contaminación bacteriana una neumonía que requirió internación y tratamiento antibiótico.
El daño capilar está doblemente provocado por la nicotina y por los niveles elevados de colesterol y triglicéridos (uno por fumar, otro por comer en exceso y desproporcionadamente)
Se detectan alteraciones óseas a nivel de pies, rodillas y columna vertebral provocadas por el exceso de peso y la falta total de actividad física.
Consume exceso de bebidas alcohólicas. “El Paciente” consume bebidas alcohólicas después de las 17 hs y refuerza el hábito durante los fines de semana.
Ha tomado medicamentos para adelgazar (recomendado por amigos, vecinos y conocidos) y se automedica con antiinflamatorios, antiespasmódicos, sedantes e hipnóticos.
Ha concurrido a distintos médicos buscando una medicina que lo alivie, pero sin pretender saber el origen de sus malestares. De ello le han quedado varias indicaciones médicas que utiliza según su conveniencia y estado ánimo.


Se atenúa gradualmente la intensidad de la luz ambiente, las sombras van llenando todos los espacios e inmediatamente comienza a iluminarse todo, pero de una manera muy especial: sin sombras, los cuerpos y los objetos brillan por si mismos, con su propia luz. Se escucha la voz del Juez dirigiéndose a “El Paciente”:
¿Sabes Hombre que el cuerpo que habitas es el producto de miles de millones de años de evolución en el espacio físico que tu comprensión abarca? ¿Sabes que está dispuesto que todos los procesos que lleva a cabo sean hechos bajo las leyes inmutables del Universo, y que dichas leyes son ejecutadas por un sistema nervioso que no es manejado por tu voluntad? ¿Sabes que, a diferencia de los vegetales, tu puedes trasladarte de un lugar a otro hasta encontrar el mejor lugar donde vivir y consumir el alimento que te resulte más conveniente y buscar el aire menos contaminado y más sano?
¿Entonces te pregunto, porque tu respuesta es muy importante, cómo es que contaminas el aire que respiras, vives entre cuatro paredes la mayor parte del tiempo y comes lo que ofende tu bienestar? ¿Por qué causa no utilizas tu cuerpo para caminar al aire libre, recibir los beneficios de la luz de sol y estar con gente con la que te sientas realmente bien?


Lentamente la luminosidad de los cuerpos y objetos retornaron a su estado habitual, proyectando sus sombras…

Responde Hombre, dijo el Médico.

Y “El Paciente” se expresó como sigue:
Señor, yo siempre me vi como una persona separada del resto y no conectada con nada ni con nadie. Esto que me dices sobre el sistema nervioso autónomo me abre una nueva perspectiva…
Cuando nací no sabía controlar mi cuerpo, tuve que aprender. Aprendí con mi propia experiencia y copiando a los demás. Más tarde en la escuela me enseñaron cosas que ni siquiera sospechaba que existieran en el campo de los pensamientos. Mi mente fue creciendo y jamás pensó en esa parte que no puede controlar…
Copié hábitos de otros (mi padre fumaba y yo aspiraba ser como él).
La idea instalada del éxito en el mundo me llevó a dejar de lado otras aspiraciones y dedicar mucho tiempo a perfeccionar hábitos que me garantizaran ese éxito. Pero no bien obtengo un triunfo, inmediatamente debo afrontar otro “esfuerzo” y no bien tengo lo que quería, eso que quería pierde su valor… Y entonces comer es un acto de placer, el sexo es placer, la televisión es placer, pero placeres que no satisfacen nada, son renovables e insaciables.
Si tengo que diagnosticar mi propia enfermedad diría que es “insatisfacción”. No estoy en el cuerpo que quisiera, no tengo el éxito que imaginé, me estoy deteriorando, y como sugirió el médico, tal vez la enfermedad y la muerte sean para mi una vía de escape honrosa…
Por motivos de trabajo tengo que convivir con gente con la que espontáneamente no lo haría, soporto injurias y oprobios a diario con el silencioso afán de obtener algo a cambio… y también agredo y daño para defender mi espacio terrenal tan sufridamente logrado… Pero ahora veo que la agresión se ha vuelto contra mi propio cuerpo…


Nuevamente comenzaron a desaparecer las sombras y todo empezó a desprender sus propias luces… el Juez habló y dijo:
Haz hecho caso omiso a todos los avisos que tu cuerpo te envió. Tu mente, como un parásito, se apoderó de un cuerpo que no comprende y nunca comprenderá, oponiéndose a la necesaria circulación de energía que debe fluir. En lugar de ser espectadora y testigo del milagro de la vida, se interpuso dándole finalidad a la materia que no la tiene. En lugar de ser una herramienta que te permita elegir el mejor lugar donde vivir, el mejor alimento, el mejor aire, te impuso un ambiente de trabajo y unas relaciones personales adaptadas a su idea formada (no propia) de la vida en el planeta… es como si las computadoras pretendieran dirigir la vida de los hombres… y tu alma, en el camino del aprendizaje, se dejó llevar por su ilusión.
Lo que probablemente no sabes aún, es que ese sistema nervioso autónomo es un gigante todopoderoso que dispone de energía ilimitada y que está muy atento a la elección de tus pensamientos, ya que cuando tu crees en un conjunto de ellos él inmediatamente pone manos a la obra para hacerlos realidad ante tus cinco sentidos y además  no se maneja con el tiempo como lo hace tu estado de vigilia.

Esta es mi sentencia:
Te impongo como condiciones para recuperar tu salud las siguientes:
  • Que estudies, con esa prodigiosa mente que posees, cuales son los alimentos que benefician a tu cuerpo y cuales te son desfavorables, y comiences una vida de comer para vivir y no vivir para comer. Sin embargo nada te impide que lo que comas sea sumamente agradable al gusto, al olfato y a la vista (ese es un beneficio agregado y en ningún caso debe convertirse en la finalidad de la comida). Come con regularidad, variado, distribuye tus comidas entre las horas de vigilia. No comas todo junto al mediodía o a la noche. Antes de comer haz una pausa mirando a los alimentos, si quieres puedes agradecer a esos seres vivos que se ofrecen a la transformación para ser incorporados a tu maravilloso cuerpo, come masticando bien la comida. Ingiere sólo el líquido necesario para no atragantarte. El resto del agua que debes tomar hazlo durante el día, lejos de las comidas. Piensa que si no tomas agua mueres en unos días. ¿Comprendes la importancia del agua y su pureza?
  • Que dejes de contaminar el aire que respiras y contagiando a otros, abandonando para siempre el hábito del cigarrillo. Y, no hay vueltas, se deja de fumar dejando de fumar. ¿Entiendes lo que quiero decir? Ni láser, ni parches, ni medicamentos… Recuerda que cuentas con un gigante Todopoderoso dispuesto a hacer realidad tus deseos cuando son verdaderos. Piensa que si no respiraras morirías en pocos minutos. ¿Comprendes la importancia del aire y respirar bien?
  • Distribuye la energía que utilizas durante el día repartiéndola equitativamente entre tu trabajo, la familia, los amigos, tu soledad y el sueño. Con tu familia y amigos podrás mostrarte tal cual eres y ellos te servirán de espejo y tutor para el tránsito por la vida; no hagas negocios con ellos. También asegúrate de tener un par de enemigos para recurrir a ellos cuando necesites escuchar una parte de tu verdad que los que te quieren disfrazan todo el tiempo. Aléjate de lo aduladores. No hay que aprovechar todas las oportunidades, elige las que sean beneficiosas para vos y no perjudiquen a otros. Tu soledad te acercará y contactará con el Gigante Todopoderoso. El sueño es reparador y te traerá mensajes que deberás escuchar con todo respeto.

Por Ley Divina dispones del libre albedrío, o sea que no estás obligado a seguir estos alineamientos, pero tienes que saber que si no lo haces deberás pagar el precio de tus actos. En este caso el precio será quedar de por vida en manos de tu mente y de la medicina, sujeto a sus medicamentos y procedimientos terapéuticos (cirugías, cateterismos, implantes, trasplantes, diálisis, etc)
Rembrand - La Lección de Anatomía