miércoles, 14 de diciembre de 2011

El ego

El cuerpo existe (estirando su mano hacia el cielo), el alma también (alargando la suya hacia la tierra). El ego es una formación intelectual imaginaria que se produce en el lugar donde cuerpo y alma interactúan. Es un “callo” a disolver en esos tramos entre nacimiento y muerte que llamamos vida…



El ego, (como una rosa) como una cebolla, está compuesto por (pétalos) catáfilas insertadas unas sobre otras. Estas capas en el ego fueron construidas una a una desde el nacimiento. Una capa soporta a la siguiente… Cuantas más capas más firme y grande la cebolla.

El ego nutre todas esas capas simultáneamente y refuerza su existencia cada mañana al activarse la consciencia de la “realidad actual”. Para ello necesita energía vital y como un vampiro succiona desde muy tempranas horas…

Si en lugar de una rosa o una cebolla pensamos en una computadora personal, cada pétalo, cada catáfila estarían representados por un programa de sistema. Cada vez que encendemos la computadora, le damos energía, y esta comienza a “cargar” todos los sistemas operativos que le van a permitir responder cuando la interroguemos desde el teclado. Me ha ocurrido que al encender la compu ésta tarda tanto en cargar todos esos programas (muchos de ellos basura, según el especialista que cada tanto viene a depurarla) que finalmente la apago sin haber podido casi interactuar con ella.

Muchas veces nuestra alma teclea algo pero como estamos ocupando el procesador en tareas de mantenimiento de sistema no respondemos. La frustración del alma (si fuera posible que el alma se frustre) sería como la nuestra frente a la computadora que nos muestra el “relojito de arena”.

Por el contrario, imagino que cuando “oramos” o  “meditamos” nos ponemos a disposición del alma, para procesar sus deseos con nuestros “circuitos”.

El desarrollo de un ego fuerte construido por nuestras interpretaciones de las percepciones de los sentidos, interpretaciones que nos enseñaron a realizar nuestros padres, maestros, auto-experiencia, medios de comunicación, filósofos, religiones, etc. resultó imprescindible durante el afianzamiento de la etapa de crecimiento y aprendizaje. Llegada la madurez, es hora de ir deshojando la margarita (soltando los pétalos, quitando las capas de la cebolla, depurando la compu de los programas que ya no nos sirven y sólo son una carga inútil). La salud de la ancianidad dependerá de esta depuración.

Debajo de todas esas capas, dicen…, no hay nada. Esa nada es ocupada por el alma. El alma, es ese observador perfecto, silencioso, que no habla, nada pide y nos ha acompañado durante toda nuestra existencia, sin edad, sin tiempo, sin materia, sin necesidades. Ese es nuestro Ser y no el ego. El ego es apenas el procesador de la “computadora” que pretende “ser” y lo confunde con “tener” y, como piensa, llega a la conclusión que existe por si mismo… “Soy médic@”, “Soy madre/padre”, “Soy hombre/mujer”, “Soy ruin” En lugar de: “obtuve un título de médico”, “la vida me ha dado hijos”, “mi genitalidad física es de hombre/mujer”, “tengo conductas que avergüenzan mis principios”.

El ego está formado por necesidades insatisfechas propias del lugar donde se ha formado.

La salud de la ancianidad dependerá de la absoluta sumisión de un ego “liviano” a los dictados internos trascendentes (leyes cósmicas divinas) que ponen en contacto a la materia densa con la sutil en unas bodas alquímicas en las que conviven la tierra y el cielo. Es el ego el que pretende mantener separado, en su ficción, al alma del cuerpo.

*********


PD: Todo lo que alimente al ego, llegado a la edad madura de la vida, es muy nocivo por el retardo que ocasiona al crecimiento pleno del Hombre posible. En ese sentido la adulación es al ego lo que el tabaco, alcohol y otras drogas es al desarrollo físico-neurológico. Así como el agua depura el cuerpo, la humildad verdadera depura el ego…







viernes, 21 de octubre de 2011

El Alma encarnada: receptáculo y fuente

                       No basta con reconocer la belleza y perfección del universo,
                                                                          hay que expresar nuestro agradecimiento…


Aquí ando…
Arrastrando el cuerpo planetario sobre la tierra,
lugar de donde proviene y por donde corresponde.
Adherido al suelo por un lado
y conectado a la profundidad del Cosmos a través de un hilo plateado,
por el que, igual que un buzo,
se nutre y también instila,
transmutadas,
sustancias divinas.

El hombre se alimenta con granos, papas, frutas, carne y lo transforma en sutiles pensamientos, recuerdos, emociones… (otras frecuencias vibratorias)

Energías fantásticas (y brutales) las del sol,
tal vez sus pensamientos,
ángeles jamás encarnados.
Producen cambios en la clorofila
y sacan formas con vida de la frívola tierra,
alojando viajeros de la Luz en el barro (“aleación cósmica”)

¿Cuál es nuestra producción, nuestro pago, nuestro agradecimiento?:
¿Materia sutil consciente?
La próxima oleada de energía solar ya no será igual,
estará más refinada aún…

¿Qué logrará sacar esta vez de la inhóspita y dura roca?


domingo, 9 de octubre de 2011

Cocinados con nuestra propia energía

  • Quien no aprenda a vivir en la soledad, pronto sentirá el abandono...
  • Quien no aprenda a vivir en la humildad, pronto se verá humillado...
  • Quien no aprenda a vivir en libertad, pronto será esclavo.
¡Es el "horno" de la vida, que nos cuece a fuego lento con nuestro propio calor!

Quien disfruta por igual de la soledad y la compañía, quien vive en la dignidad y dignificando, quien no se comporta como amo ni esclavo... ese, ya conoce el cielo como se vive en la tierra.


lunes, 18 de julio de 2011

Invitación: El mar en el Partido de la Costa

Hoy (18 de Julio de 2011) a la una de la tarde… el mar lucía con un color verde espectacular, típico de cuando hay viento sur. El cielo azul celeste estaba decorado por algunas nubes impregnadas de misterio por sus formas y fugacidad.

Te sugiero que vengas a visitarlo; abrigate bien, traete un termo y tomate unos mates… sobre todo si sos de los que acostumbra a meditar cuando matean.

Después de un rato…, cuando se van callando esas voces que resuenan en nuestro cerebro y nos mencionan necesidades y carencias, agitan nuestros miedos previniéndonos de todo tipo de “peligros”, cuando esas voces se van apagando ahogadas en la inmensidad del océano y éste nos devuelve un relato pacífico sobre magnificencias y abundancias en un reino hace tiempo abandonado a causa de sucesivas decisiones… sentimos que junto con el aire más puro del continente nos impregnamos con la vida que nos rodea todo el tiempo y nos recuerda que somos parte de ella…

Si estás en medio de una gran Ciudad y recibís este llamado… vení… Si vivís cerca del mar y hace mucho que no te volteás a verlo… veni… son unos mates, veinte minutos y una revelación…

Si estás adentro de tu casa da una mirada y preguntate de qué cosas naturales estás rodeado… luego pensá que tu cuerpo es algo muy “natural” encerrado en una jaula fabricada por tus propias manos…

Del mismo modo tu forma de vivir está condicionada por los pensamientos… y si no te tomás un tiempito para analizarlos y asegurarte que provienen de tu ser, no podrás distinguir el camino que lleva a la paz interior...

Escuchá un rato FM Mar… de allí venimos…

Te mando un abrazo de Oso!!!


PD: ¿Sabías que muchos chicos en el colegio secundario, saben leer pero no tienen lectura comprensiva...? O sea que pueden leer perfectamente lo anterior, pero necesitan de otro que les explique lo que allí está dicho...

miércoles, 29 de junio de 2011

Reflexión intitulada (2)

La paz que podemos sentir frente a la naturaleza “inanimada”, como una montaña, un  lago o una pequeña piedra, es emanada por esos elementos porque no perciben separación con el resto del Universo. Su insensibilidad los hace uno con el Universo.

La belleza y la paz de una planta o un árbol, solo se ve alterada cuando es perturbada por una necesidad, tanto si le falta agua como nutrientes.

Observemos ahora mismo, si está a nuestro alcance, la mirada serena y bondadosa de nuestro perro o el vuelo artísticamente perfecto de un ave, si sus necesidades básicas están satisfechas y sus sentidos no los alertan sobre algún “peligro” externo concreto.

El hombre condensa todo lo anterior, pero al estar dotado de un complejo aparato compuesto por sus sentidos y la interpretación mental de lo que ellos perciben, desde muy temprana edad desarrolla la idea de la separación y allí comienza el largo camino de sufrimientos y desengaños.

Aun cuando sus necesidades básicas estén satisfechas y no exista un peligro real en este momento, su capacidad de prever, imaginar, y crear situaciones, puede hacer que viva en el goce o en el sufrimiento. Este conocimiento es utilizado como instrumento para someter a la humanidad, ya que hemos sido “programados” con el lenguaje, formados  con los afectos y entrenados para creer en promesas y juramentos (“para la gente de bien, la palabra es suficiente”).

Mientras nos mantengamos en estado de necesidad, siempre vamos a buscar la palabra que nos alivie, la caricia que nos reconforte y la persona o institución que nos garantice el alimento, la seguridad y la vivienda.

¿Con qué subsidio o dinero compran las aves las semillas que utilizan para alimentarse?

¿A quién le compró la montaña el lugar donde se estableció?

¿Quién le cobra peaje a los ríos para circular hacia el mar?

¿Quién destruye los bosques… quién intoxica el agua potable… quién intoxica nuestros sentidos…?

Si estuviera en sus capacidades: ¿no debería el cerdo sospechar del exceso de alimento que le da su protector?

La libertad es mérito del trabajo personal de cada uno, pero como sociedad debemos asegurar la igualdad de oportunidades para acceder a ella.

No puede haber igualdad de oportunidades, si no hay alimento y techo para todos,  acceso pleno al conocimiento y educación para la salud y la seguridad.

Es muy improbable que el HOMBRE con la paz de la montaña, con la belleza de las flores, con la mirada serena y bondadosa del perro y su conexión sensible al Universo necesite cuidarse de sus hermanos.

¡Un abrazo de oso!

domingo, 26 de junio de 2011

Reflexión sin título

La democracia debe gobernar para todos, no solamente para la mayoría…
Si un grupo de Ciudadanos (un grupo es más de dos personas) es segregado, postergado, no es escuchado en sus reclamos y necesidades, se transforma en una semilla que germinará en discordia social, en enfermedad física y/o psíquica…

Maduración a nivel social implica también que cada ciudadano se ocupe de las necesidades de las personas que lo rodean y las acompañen en la gestión de los requerimientos que la vida en sociedad pide a cada uno de sus integrantes…

En una familia (dos personas o más) si cada integrante está atento a las vivencias de los otros, podrá aportar su oído (escribí “oído” y no odio; ojo, se puede leer mal), su comprensión y colaboración en el drama existencial de los suyos. La sociedad es una familia más grande; los integrantes de esta familia más grande son Instituciones pero en última instancia están constituidas por seres humanos que tienen un modelo en su propia familia.

Los integrantes de una familia son seres humanos, compleja mezcla de procesos electro-bio-químicos comandados por una inteligencia planetaria (la misma que comanda la armonía del Universo en el que vivimos), pero dotados de una mente más o menos evolucionada que permite a la “fracción de universo” donde mora (el cuerpo físico) reaccionar rápidamente a cambios bruscos del medio ambiente que no puedan ser programados en los cromosomas. Todos los seres vivos poseen esta mente, también los vegetales y los animales, valga la redundancia.

En la mente del hombre está incluida además la facultad de razonar, lo cual le otorga el famoso “libre albedrío”. El hombre puede obrar en contra de esas leyes universales si así lo decide. Solamente deberá hacerse cargo de las consecuencias que su obrar ocasione en ese maravilloso equilibrio universal causal.
Pero… ¿por qué el hombre obraría en contra de esas leyes universales?
Para mi actual estado de entendimiento, es por falta de conocimiento.
Pero… ¿de dónde obtendrá el hombre el conocimiento para obrar en un todo de acuerdo con esas leyes?
¿Quién puede arrogarse la propiedad de semejante conocimiento para impartirlo entre sus iguales?

Para mi actual estado de entendimiento, filósofos, místicos y profetas han hablado y estudiado sobre esto siempre y últimamente (hace unos cientos de años) también la ciencia abocada a desentrañar todas las leyes de la naturaleza ha intentado aportar luz a esta cuestión.

Parece ser que ese conocimiento solamente puede provenir del interior de cada uno de nosotros y la adjudicación de un aparato “razonador” ha interferido en el libre intercambio de información, al ubicarse la razón en el trono soberano de las decisiones humanas. Se ha transformado en un “filtro” que polariza la luz plena y la descompone en trozos que al ser interpretados cada uno como “totalidad” nos induce a error.

¿Como ligar la sabiduría milenaria contenida en nuestro código genético con la totalidad del Universo? Probablemente esta pregunta habrá sido la que abrió la idea de re-ligar la parte al todo y surgieron las “re-ligiones”…

A esta altura del relato no hace falta mencionar lo que pasó con las religiones cuando fueron “ana-lizadas” por la “razón” humana.

Para terminar quiero expresar mi impresión sobre este asunto y es la siguiente: la Verdad no está en las palabras ni se accede a ella con la razón. La Verdad está en un lugar inaccesible para la mente. La mente, al estar creada con las sucesivas interpretaciones de una realidad parcial recopilada por los cinco sentidos, es el famoso “Velo de Isis”, que al caer nos deja en contacto con la también famosa “fuente de la sabiduría”, que nadie, nunca, podrá explicar con palabras.

Los grandes Maestros Universales como Moisés, Jesús, Buda, Mahoma, señalaron el camino, pero… ¿lo hicieron con palabras?...

Si “una imagen vale mas que mil palabras”, la imagen sería un corazón abierto en la tierra contactando con una inteligencia estelar…

Volviendo al tema del principio, si la familia está integrada por un ser humano con todos estos “trastornos” de comunicación interna, ello será reflejado en su familia y la familia en la sociedad, que entonces tendrá a los dirigentes según el estadio del entendimiento donde se encuentre.

No nos enojemos con los dirigentes, están creados y puestos allí por nosotros y forman parte del conjunto de decisiones que tomamos en la soledad de nuestra mente.

La Sociedad está compuesta por humanos en distintos lugares del camino de la evolución, y para acceder al próximo escalón de conciencia, no se puede quedar ninguno, ya que la humanidad como organismo vivo no puede ser amputada sin perder sus cualidades.

Aunque lo hagamos por un motivo incorrecto como es la “conveniencia” seamos solidarios, compasivos y serviciales. Después de todo hay muchas cosas correctas que se están haciendo por motivos incorrectos… (y vice-versa)

Un abrazo de Oso para todos…

PD: Estemos atentos a que nuestras Instituciones no caigan, como nuestra razón, en el desentendimiento de su naturaleza y comiencen a obrar autónomamente y en contra de las personas (aunque sean poquitos o muchos los integrantes lesionados)
El ejemplo más cercano es el sistema económico, que regula la abundancia según las necesidades del mercado y no de las personas a quienes debería estar dirigido.








sábado, 2 de abril de 2011

La Paz interior... una reliquia perdida...

La vida transcurre entre caídas y levantadas. 

Así definimos estados de tristeza y felicidad. 

Es un columpio en permanente movimiento desde el nacimiento hasta la muerte. 

Pero son miles de columpios los que se bambolean simultáneamente. 

Algunos ciclos de ese columpio duran horas, otros días, algunos años. 

Toda una vida tal vez sea un ciclo de un columpio mucho mayor. 

Si ampliamos la mirada asistiremos al crecimiento de nuestra Paz interior… 

La Paz interior es un estado independiente de la felicidad y la tristeza. ;)

miércoles, 30 de marzo de 2011

Células embrionarias totipotentes

Estas células son capaces de formar un organismo completo. Es decir, tienen la capacidad de transformarse a través de sucesivas divisiones en cualquier célula especializada (osea, epitelial, nerviosa, etc.)

Cuando veo a los escolares, advierto su “totipotencia”.

Ellos van a ser los docentes del futuro, los médicos, los artesanos, los filósofos, los policías, los bomberos,los periodistas,  los ingenieros, los abogados y jueces, los dirigentes sindicales y políticos, los empresarios  y una gran lista casi interminable.

Teniendo esa potencialidad, es interesante preguntarse como es que muchos, una mayoría, pasan a ser  indigentes, ancianos desvalidos, enfermos, presidiarios, corruptos y la lista es también muy larga…

Mi visión como médico me invita a representar a los primeros como expresión de salud  y a los segundos como síntomas de enfermedad social.

Ojo, los síntomas no son las personas, sino su estado, que quede bien en claro. Si hay indigencia en la sociedad, no hay que matar a los indigentes…

Sigamos con la indigencia:  Digamos que a nivel social la indigencia es un fuerte dolor producido por la luxación de un hombro. El paciente presenta un fuerte dolor, debemos administrarle un analgésico efectivo  mientras lo llevamos a la sala de urgencia y reducimos su luxación (ponemos el hombro en su lugar). El indigente es un individuo que necesita un subsidio mientras es conducido a la fuente laboral más cercana para que se gane su sustento. No se puede vivir con analgésicos y el hombro fuera de lugar, como una sociedad no puede otorgar subsidios eternos…

Una dirigencia que necesita sostenerse con la necesidad de la gente es comparable con un médico que viviera de la venta de analgésicos. Se comprende que el aspecto moral está gravemente afectado en ambos casos. El médico que estudió para aliviar los dolores de sus pacientes no reduce el hombro del sufriente y le vende los analgésicos (intercalando algunos “truchos”). Enfermos sociales aprovechándose de enfermos sociales.

Es hora que tomemos consciencia que los primeros de la lista (docentes, médicos, etc.) no son los sanos sociales y los otros los enfermos… sino mas bien ocurre que los primeros lucen sanos los otros son la expresión de la enfermedad.

Si el estómago está satisfecho y luce saludable pero las arterias terminan tapándose por lo que él come,  finalmente muere el estómago junto con resto del organismo.

Somos una unidad, y si cuando muere un niño por desnutrición o un adulto víctima de la injusticia nos parece que nada nos ocurre, es porque ejercemos la negación. Seguimos con nuestra vida, pero ese niño o esa víctima, se nos aparece por todos lados, convertido en calamidades cada vez más cercanas.

Creo, finalmente, que el ser humano es  “totipotente” y que podemos  transformarnos, a través de sucesivas decisiones, en la solución necesaria. La buena noticia es que todo tumor social puede reducirse hasta desaparecer, la cirugía social no sirve, ya se ha comprobado a lo largo de la historia. Tenemos un nudo y el desafío es desatarlo, no cortarlo…

No busquemos a nadie que nos señale el nudo… busquémoslo nosotros mismos y desatémoslo por nuestros propios medios. Un día nos encontraremos miles de desatadores de nudos haciendo lo correcto, por las causas correctas, y en una sociedad admirablemente saludable.