viernes, 5 de noviembre de 2010

No me pidan más detalles: "A buen entendedor, bastan pocas palabras"

Conocí la Medicina por haberla ejercido y la Justicia por haberla padecido.

Como soy un tipo agradecido: doy gracias a Dios por no haber tenido que padecer la medicina y ejercer la abogacía.

Nuestras Instituciones son niñas aún, no han crecido al mismo ritmo que los desarrollos tecnológicos. Además tenemos unos gobernantes que parecen estar en plena adolescencia.