martes, 28 de septiembre de 2010

Sobre dar y recibir

De lo bueno, cuando uno da, parece mucho, pero cuando uno recibe, parece poco. (“Mirá lo que te doy, eh!” o “Y con esto me tengo que conformar…”)

Por eso cuando se cumple que uno recibe el doble de lo que da, parece que escasamente quedáramos a mano.  (“Hice tanto bien, que al menos algo se me devuelve” o “En algunos desaciertos incurrí, pero... tener que pagar este precio…”)

El que da poco, recibe dos veces poco… que viene a ser el doble de poco… lo cual ya es bastante…

Es el efecto multiplicador del Universo, aunque para mi modo de ver, el Universo está invirtiendo. No sé que sacará de esto, pero no puede estar trabajando a pérdida.

De todo esto también puede deducirse que el que nada tiene, nada recibirá… de lo que sea que se trate (Y no es que deje de cumplirse la Ley, simplemente: Nada x 2 = Sigue siendo nada) 

Caracho que había resultado severo el Universo!!!! Qué poco sentido de humanidad!!!  Ja, Ja, Ja!

1 comentario: