martes, 28 de septiembre de 2010

En busca de la Paz en plena Vida

Hay un amor que es romántico, juvenil, pero no tanto, que desata pasiones y desafía todo. Es un amor que sabe de celos, posesión, odio y venganza. Conoce la traición y llora la ingratitud. En su nombre todo está permitido para el que perpetra… Es un amor que a veces se desvanece y muere, caduca. Es un amor que necesita ser alimentado a cada instante, es un amor que pide siempre más, no se satisface nunca. Se parece a una droga… cuando uno lo tiene con relativa regularidad llega a pasarle desapercibido, pero no bien le falta, los signos de abstinencia no se hacen esperar e invaden como una legión de horripilantes fantasmas desatados por una furia imparable.

Tal vez sea efectivamente una droga… una droga que tomamos para poder dormir durante la noche cósmica de nuestra existencia.

Hay otro amor, el amor de madre, que da su vida por salvar al hijo y sólo pide a cambio el bienestar de la prole. Es un amor que viene arraigado con los instintos, es casi un amor obligatorio, y digo casi porque a veces ese amor no se manifiesta.

Por último el amor manifestado en la amistad, donde por diferenciación no debería haber vínculo sanguíneo ni atracción sexual. Exige cierto grado de “desarrollo” ya que implica confiar en otro aún la propia vida y/o bienestar, sin estar en juego la reproducción o la conservación de la especie.

Todos estos “amores” se nutren de energía no renovable, es decir, que se agotan, por lo cual son tan transitorios como la composición de la materia orgánica. En todo caso su extensión a lo largo del tiempo requiere una permanente regeneración, lo que implica sucesivas muertes y renacimientos… (no es el mismo amor el de  los 20, 40, 60, 80 años, si la relación de dos personas hoy en día durara todo ese tiempo). Si las personas implicadas en una relación conservaran maduraciones parejas, o, en otros términos, si los cambios de uno provocaran cambios en el otro y se apoyaran consecutivamente en sus respectivos crecimientos, seguramente no se producirían tantos desolados abandonos.

Pero hay otro amor que es “EL AMOR” de energía renovable y eterna que constituye una fuerza inagotable que no deja lugar alguno para los celos, la posesión, el odio o la venganza. Es un manantial de agua fresca que todo lo purifica y nos brinda una sensación de saciedad permanente, que es imposible que pase desapercibido, lo cual origina que vivamos en permanente agradecimiento. Una vez contactados con él no nos abandona nunca y cuando nos alejamos podemos volver, porque su puerta es estrecha pero está siempre abierta. Siempre estuvo abierta, pero no encontrábamos el camino.

Entonces nos sentimos capaces de disfrutar de una rosa sin tener que cortarla y  obligarla a pasar sus últimas horas en el interior de nuestra casa dentro de un florero…

Cuando elegimos vivir con energía renovable experimentamos algunos cambios que al principio llaman la atención de los que nos conocían. Cosas que antes nos asustaban ahora no causan efecto en nosotros, o también cosas que nos causaban enorme placer, ahora no nos inquietan…

Este estado de Paz profunda al que ocasionalmente accedo es el que deseo para todos, y sin lugar a dudas el mundo será distinto cuando todos, sin excepción, puedan vivir así, como se lo merecen por ser seres de esta existencia.

13 comentarios:

  1. Le felicito Hugo, ha hecho usted un buen artículo describiéndonos los diferentes maneras de amar.
    En una cosa no se ha dado en mi:Sor monja haca casi lo 20 años, no me costo mucho dejar todo lo que tenía para encerrarme en un convento de carmelitas descalzas y tras los años , aora soy dominica porque la salud no sopostó los -12º, todo que que en el mundo me gustaba, me sigue gustando. Cine, baile,fumar, jugar al tenis, correr, nadar, caza y pesca, viajar por todo el nundo, mi profesión de enfermera, la docencia y un largo etc. No lo añoro, pero me siguen gustando, no me inquietan porque me desprendi de ellas voluntariamente y enamorada de Cristo, y sigo igual de enamorada que el primer día. Si tuviese que volver al mundo, tengo muy claro que haría lo mismo que hacía y unas cuantas cosas más que he descubierto que me gustan, como la pintura, escultura. Pero , no me preocupo, vivo feliz sin ellas.
    Gracias por hacerse seguir de esta monja.Bienvenido a mi casa
    Con ternura
    Sor.Cecilia

    ResponderEliminar
  2. Soror Cecilia: Los deseos son como globos densos que esperan ser inflados con nuestra energía sutil. Poder elegir correctamente a cuales de ellos hacer crecer es una señal de sabiduría. En mi caso recuerdo el placentero acto de fumar. Sin embargo no me atribuyo ningún mérito al haber dejado el tabaco, ya que lo hice con conocimiento de una verdad, eligiendo lo mejor. Pude constatar que el conocimiento de la Verdad nos libera del mal. Gracias por sus comentarios, los recibo con mucha emoción.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por estar con todos nosotros el día de Convivencia, será algo muy especial y con seguridad emotivo.

    Un abrazo agradecido.

    ResponderEliminar
  4. Hugo, mi amigo, antes que nada agradecerte por mi salud, ya estoy recuperándome, pero de hecho ya estoy acostumbrada...
    Bueno, acá me encuentro con la diferencia muy bien expresada de cómo se elige, se puede, o se vive el amor...qué tema!!!
    Lo abordaste de una manera clarísima, hasta el punto de contarte mi secreto de vida...estoy casada hace 17 años, tengo tres soles de 15, 13 y 7 años...una familia y amigos maravillosos...qué más puedo pedir!!!
    "VIVO EL AMOR DE ENERGÍA RENOVABLE..."
    además muchos creen a veces que lo referido a lo plasmado en mis poesías , es lo que me pasa, pero no amigo, los versos van fluyendo de varios sentires, algunos personales y otros usando metafóricamente la vida imaginada de los demás...así , es...
    Te abrazo con el corazón!!!

    ResponderEliminar
  5. El amor, en cualquiera de sus múltiples facetas es sin duda el motor que mueve al mundo, pues sin él nada ni nadie existiríamos. Lástima que a veces no seamos capaces de amar lo que más cerca tenemos... o sea, a nosotros mismos.
    Te entiendo muy bien cuando hablas de "ese estado de paz profunda..." pues a veces, lo he llegado a experimentar gracias a la meditación, y en verdad que cuando lo consigues todo lo vives y lo sientes de otra manera y eres plenamente feliz.
    Me encantó conocerte y leer tus "Ocurrencias", pues son muy buenas. Gracias por pasar por mi casa y dejar tu huella para brindarme el placer de poder venir hasta aquí,
    Un abrazo de corazón a corazón,

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. quiero agradecerte esta claridad ... debieramos inventar otra palabra para "EL AMOR" ya que si bien por momentos produce en nuestro ser estados de éxtasis y de maravilla lo que llamamos amor en todas sus formas... es decir el amor de pareja .. el de madre... el de amigos... etc.. son amores dimensionales ... temporales... y espaciales... en cambio "EL AMOR" es al mismísimo material del que se contruyen las dimensiones... el tiempo y el espacio... es el verdadero creador de todo este milagro que llamamos universo o multiverso... este modo de tratar los temas existenciales es lo que yo llamo inteligencia de alta vibracion... es casi la inteligencia de dios... un abrazo... y mucho agradecimiento por haberme hecho recorrer en tu lectura por un recordatorio importante de quienes somos... GRACIAS!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gerardo. Solemos atribuir a los demás aspectos propios. Agradezco los conceptos, sabiendo que no se refieren a mi. Recordemos que los líderes (espirituales, intelectuales o políticos) son creaciones de mucha gente que necesita ver ese reflejo y lo logra entronando a un elegido, lo cual es imposible de sostener para cualquier ego. La decepción debería dejar la enseñanza ( tanto al entronante como al entronado, si cabe la expresión). Es época de libertad interior, de caminos individuales, sin líderes místicos ni guías de carne y hueso, para emprender el regreso a casa.

      Eliminar
    2. Según lo veo, el "entronante" estaría cediendo su fuerza creativa, estaría resignando a su preciosa, única e inestimable "Voluntad" por... ¿comodidad? ¿temor? ¿inmadurez? ¿ignorancia acerca de su Grandeza? Y el "entronado", por su parte, se vería encerrado en un ego que no debe ni puede disolver, en honor a sus "entronantes". Sería como una "alianza de hecho" basada en el temor... donde el "entronado" redirige la suma de fuerzas cedidas por los "entronantes" en defensa de todos los miembros de esa alianza, con una "lealtad" que desde dentro ha de percibirse apasionadamente por confundirse con la "incondicionalidad" propia del Amor... La defensa se manifiesta como un ataque hacia aquello que es percibido como "amenaza". Lo malo de una estructura egoica de estas características, es que sólo funciona "contra" algo (o alguien). Lo opuesto a la lógica del Amor, que es inclusivo, sin límites y disuelve la "amenaza" desde la humildad, la reflexión la auto transformación vía alquimia interna, produciendo el arribo a un nuevo estado de crecimiento, con su respectivo cambio de perspectiva... Allí, todo ego podría y tendería a disolverse con dulzura, nadie tendría por qué quedar atrapado, se perdería el temor, se bajarían todas las armas... Sin temor al dolor, empezaríamos a sentir mejor las caricias, y viviríamos de otra forma, más cercana a lo que concibo como "Libertad".

      Eliminar
    3. complejo de abordar con palabras.... pareciera que es el lenguaje el problema.. como le diria a mi mano algo sin hablar como si no fuera parte mia? el idioma es una necesidad surgida a partir de conceptos de la realidad percibida por ambos extremos de la comunicacion... como hago para agradecerle a una parte de mi con palabras de un idioma concebido para la separatividad... asi que rectifico a riesgo de ser muy impreciso ... "quiero agradecerme esta claridad ... a esa parte del ser que se camufla como hugo eduardo curti siendo el mismo que yo... suena muy raro.... debieramos reinventar el idioma no? jajaja suena a chiste ... pero no lo es tanto...

      Eliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar